Horario: Lunes a Viernes: 8:00am a 1:00 pm - 2:00 pm a 5:00 pm (Cita previa)

¿Es posible reducir los costos de nómina?

Los costos laborales en Colombia son un rubro bastante considerable dentro del total de gastos de una empresa. La carga prestacional, así como el pago de contribuciones sobre el salario de los trabajadores, desestimulan el aumento de sueldos y la generación de empleo. No obstante, existen varios mecanismos totalmente legales para aminorar los costos, propendiendo por la generación de empleo y la mejora del pago que reciben los empleados. Uno de esos mecanismos es el siguiente:

Como sabemos, un contrato de trabajo, además de generar la obligación de pagar el salario del trabajador, obliga a pagar otro tipo de beneficios llamados “prestaciones sociales”. La prima de servicios o el auxilio de cesantía son ejemplos de prestaciones sociales que deben pagarse al trabajador.

Para saber cuánto hay que pagar por prima, por cesantías, o por otros beneficios laborales, debe hacerse un cálculo teniendo en cuenta el salario del trabajador. Así, a manera de ejemplo, el auxilio de cesantías corresponde a un mes de salario por año trabajado. Esto lleva a una conclusión obvia: a mayor salario, mayor el valor que se tendrá que pagar por cesantías. Esto desestimula que se ofrezcan salarios más altos, o que se hagan aumentos a los que actualmente se tienen.

¿Hay alguna manera de aumentar el pago que mensualmente recibe el trabajador sin que aumente el salario, y por tanto, el valor de las prestaciones? La respuesta es sí.

Gracias a la Ley 50 de 1990, el empleador y trabajador pueden pactar beneficios o auxilios extralegales en dinero que no constituyan salario. Por no ser salario, no se tienen en cuenta a la hora de calcular el valor a pagar por concepto de prima, cesantía, o por otros beneficios laborales.

Este tipo de pactos deben ser expresos, deben estructurarse de manera correcta y deben respetar límites -tanto de naturaleza como de su monto- establecidos en el ordenamiento jurídico y la jurisprudencia. Si todo ello se respeta, sin duda alguna son una herramienta útil para reducir los costos laborales de una empresa, propendiéndose por un mejoramiento de lo recibido por el trabajador y por la generación de empleo en general.